¿Qué postura es la más óptima para dormir?

By: | Tags: | Comments: 0 | octubre 8th, 2018

A pesar de ser un aspecto infravalorado que tendemos a elegir de forma innata o por comodidad, la postura en la que dormimos afecta por tratarse de un factor que influye en la calidad y cantidad de sueño. Así, la Cátedra de Investigación del Sueño de la Universidad de Granada – Grupo Lo Monaco llevan a cabo proyectos sobre aspectos relacionas con el sueño, en esta ocasión la investigación se ha centrado en las posturas para dormir.

Conciliar el sueño boca abajo es la peor postura para el sueño, y “presenta más inconvenientes que ventajas para la salud” porque “la torsión a la que sometemos al cuello en esta postura hace que no sea muy recomendable, ya que modificamos la curva cervical, además de correr el riesgo de despertarnos con un dolor focalizado en esta zona”, otro problema de esta postura es que dormimos sobre el estómago y el pecho, impidiendo así una respiración fluida mientras dormimos”. La opción de dormir de boca arriba ayuda a evitar la acidez y el reflujo porque el estómago queda por debajo del esófago pero, como inconveniente, es que esta postura propicia el ronquido ya que dificulta el paso del aire.

Así, la mejor postura para dormir es de lado, cualquiera de los dos. “Si adoptamos una postura fetal mientras dormimos aliviamos la tensión en la zona lumbar”, pero hay que tener en cuenta que “la alineación de la espalda no siempre es la correcta: la posición natural de la columna vertebral durante el sueño, idónea para un descanso de calidad, se consigue con una firmeza media de la superficie sobre la que dormimos”, así podemos optar por dormir más cómodos, “si colocamos una almohada entre las piernas”.

Desde la Cátedra especifican la vulnerabilidad de algunas personas a las que les pueda afectar en mayor medida la postura a la hora de dormir como las personas que sufren insomnio, embarazas y personas con apnea del sueño.

Para aquellas personas que sufran insomnio producido por ansiedad se recomienda optar por posturas que no dificulten la entrada de aire “que puede agravar la sensación de ahogo y aumentar más la desazón”. Sobre las mujeres embarazadas “se observa que la mejor postura sería dormir de lado, sobre el lado izquierdo más concretamente. Esta postura facilita la irrigación sanguínea y el paso de flujos gástricos sin presión. En el último trimestre se recomienda la postura supina, ya que facilita una correcta postura del útero”.

Por último, para pacientes con apnea obstructiva del sueño, trastorno que supone el bloqueo de la vía respiratoria durante el sueño, lo que provoca ahogos con lo que el paciente despierta asfixiado. Así, “una de las principales fuentes de problema es la obesidad de los pacientes: la grasa pectoral y del cuello presiona los músculos del cuello” por ello “la postura adoptada puede facilitar que el peso no recaiga directamente sobre la garganta”.