“Para mí cada bebé es especial. Lo importante es dejarse llevar por el instinto”

By: | Tags: | Comments: 0 | septiembre 22nd, 2015

La auxiliar Rocío Pastor lleva más 20 años dedicada a la higiene de los bebés del área de maternidad del Hospital Gálvez.

Es casi un ritual. Cada mañana Rocío llega al hospital con la ilusión del primer día. Desde hace más de dos décadas, esta auxiliar de 59 años se dedica por completo a la higiene de bebés –“mis bebés”, como ella les llama cariñosamente- y de las madres que dan a luz cada día en la Unidad Neonatal del Hospital Gálvez.

“Yo no querría tener que jubilarme nunca. Venir aquí cada mañana es como venir a mi segunda casa”, asegura Rocío, mientras prepara sus enseres para iniciar la jornada. Gaditana de nacimiento y procedente de una familia dedicada al mundo de la sanidad, Rocío calcula que han pasado por sus manos más de 17.000 niños. “He llegado a bañar a los seis hijos de una misma familia”

En muchas ocasiones los padres solicitan asistir a este acontecimiento único. El primer baño, al igual que la primera mueca o el primer llanto, se queda grabado en la retina de mamás y papás que, además, encuentran en Rocío numerosas nociones para aprender a relajar y hacer del baño del bebé una experiencia agradable.

“Para mí cada bebé es especial. Lo más importante es la naturalidad y dejarse llevar por el instinto, aunque también es fundamental la disciplina”, explica Rocío, quien atiende de forma directa a los bebés y madres de partos naturales. “En el caso de las cesáreas, son las enfermeras de nido quienes se encargan ya que el proceso es distinto”, señala.

Un don o años de experiencia. No importa cómo definirlo. Sólo importa ese trato cercano y atento de unas manos y una voz que hace de las primeras horas de vida del bebé una vivencia agradable.