“No todos los niños que lloran tienen cólico”

By: | Tags: | Comments: 0 | febrero 17th, 2016

A lo largo de la historia del Hospital Dr. Gálvez hemos registrado más de 60.000 nacimientos, siendo la salud infantil una de nuestras máximas prioridades. Es por esto que nos preocupamos por investigar y dar a conocer información relevante para el cuidado infantil. En esta ocasión hemos hablado con nuestro pediatra el Dr. Antonio Herrero sobre el cólico del lactante. Se trata de un trastorno que puede aparecer en los primeros meses de vida de un bebé y se caracteriza por un llanto agudo, intenso y prolongado; aunque no existen evidencias médicas de que el bebé sienta dolor.

El llanto parece inexplicable porque el resto del tiempo el niño aparenta estar sano y tranquilo. De hecho, suele confundirse con problemas digestivos, hambre, sueño o con otra enfermedad. Algunos síntomas de los cólicos son la irritabilidad del bebé y los movimientos de flexión de las piernas sobre el abdomen, flexión de brazos, puños apretados y muecas diversas que se producen en algunas ocasiones.

El Dr. Herrero nos ha dado algunos consejos para saber detectar un cólico en nuestro bebé. El primer consejo del pediatra es que “no todos los niños que lloran tienen cólico”. Según su experiencia profesional, “hay un criterio bastante certero para saber si un bebé llora mucho y si puede que sufra de cólico. Es el mínimo de los 3-3-3: 3 horas llorando al día, durante mínimo 3 días a la semana y 3 semanas continuas.” Antonio Herrero también nos advierte de la importancia de llevar al bebé al pediatra ante cualquier comportamiento extraño o malestar que percibamos en nuestro pequeño. Por otro lado, nos recuerda que no se debe emitir un diagnóstico ni medicar al niño sin consultar al especialista.

El especialista en pediatría nos aclara que “los casos de cólico son muy escasos en la consulta”. También nos dice que la interacción con abrazos y mimos de los padres hacia el bebé es uno de los métodos que mejor resultados da frente a los cólicos. Sin embargo, una interacción excesiva y muy enérgica o, por el contrario, la falta de contacto con los pequeños puede ser la causa de la aparición de cólicos.  “Hay padres que vienen muy nerviosos y eso puede perjudicar y empeorar el estado del bebé”, nos comenta herrero.

Respecto al tratamiento, el pediatra nos asegura que “no hay una terapia efectiva al 100%”. Aunque nos dice que existen muchas formas de tratar un cólico en un bebé y  que no se suele recomendar medicación. Antonio Herrero  nos da los siguientes consejos:

– Mantener la calma, crear un espacio relajado y sereno cuidando el ruido y la luminosidad.

– El ruido blanco de baja intensidad funciona muy bien para relajar al niño e incitarle al sueño.

– También los masajes y técnicas para envolver al bebé para que se sienta protegido y se relaje.

– En otros casos, se puede acudir a un quiropráctico o administrar al niño un hidrolizado de proteínas.

Aunque todas estas técnicas se realizarán una vez consultado al pediatra.

La técnica para envolver al bebé es fácil de realizar y muy útil para hacer sentir al niño más cómodo. Un ejemplo muy sencillo es el siguiente:
1. Extiende una manta ligera sobre una superficie plana y dobla el extremo superior derecho aproximadamente 15 centímetros.

2. Coloca a tu bebé de espaldas con la cabeza sobre el doblez.

3. Toma la esquina de la tela que está cerca de la mano izquierda de tu bebé y dóblala sobre su cuerpo, metiendo el extremo que sobresale debajo de su brazo derecho y bajo su espalda.

4. Agarra el extremo inferior de la manta y súbela hasta que quede debajo de la barbilla de tu bebé.

5. Busca ahora la esquina de la tela que ha quedado suelta a la derecha, cúbrele el cuerpo con esa parte de la tela y mete el borde debajo de su brazo izquierdo y de su espalda. Algunos bebés prefieren tener los brazos libres, por lo que quizá prefieras envolver a tu hijo debajo de los brazos para que pueda mover bien sus manos y dedos.