Los peces esteticistas y los riesgos de acudir a un spa de ictioterapia

By: | Tags: | Comments: 0 | marzo 23rd, 2015

Seguro que has visto en tu ciudad alguno de estos innovadores centros de estética que ofrecen, como tratamiento estrella, la pedicura ‘natural’ realizada mediante decenas de pequeños peces. Sin embargo, estas técnicas, tan a la moda desde hace varios años, ponen en riesgo tu salud si no se realizan adecuadamente.

Los tratamientos con los llamados ‘peces esteticistas’ pueden contagiar al usuario hongos e infecciones, pero también aflicciones más graves, como la hepatitis e incluso el VIH. Por este motivo, nuestros expertos en Podología en el Hospital Dr Gálvez aconsejan estar al tanto de todos los detalles de la ictioterapia antes de exponerse a ella.

A continuación, te explicamos en qué consiste este conocido método, de origen turco, y cuáles son los peligros para tu salud.

¿En qué consiste la pedicura natural?

La técnica de la ictioterapia, también conocida como peeling o pedicura natural, consiste en introducir los pies en un pequeño tanque de agua donde pequeños peces eliminan las células muertas y la durezas, succionando directamente sobre la piel. El tratamiento produce un ligero cosquilleo, y puede ser muy beneficioso.

Los peces que deben utilizarse para una correcta pedicura natural son los Garra Rufa. Esta especie no tiene dientes, y utiliza la boca como una ventosa para succionar. Además de eliminar impurezas, los Garra Rufa hidratan la dermis y favorecen la cicatrización de heridas. El resultado es el de una exfoliación delicada, dejando muy suave y relajada la piel del usuario.

Sin embargo, algunos establecimientos de ictioterapia utilizan otras especies de peces, habitualmente de menor coste, que pueden provocar infecciones y molestias.

¿Qué peligros tiene la ictioterapia?

Practicar la ictioterapia conlleva dos grandes tipos de riesgos: la contracción de infecciones a través del agua, o bien a través de los propios peces.

Las peceras de agua dulce donde el usuario introduce sus pies debe mantenerse a unos 30 grados aproximadamente. A esta temperatura, en el agua conviven microorganismos y bacterias, convirtiéndola en potencial foco de infección.

Por otro lado, los peces también pueden contagiar enfermedades de un usuario, y transmitirlas al siguiente. Un riesgo que se agrava si el establecimiento emplea peces con dientes (especies diferentes a los Garra Rufa).

¿Cuáles son las condiciones higiénicas exigibles?

A pesar de los riesgos, motivados fundamentalmente por la mala práctica de algunos centros de estética, la ictioterapia es un tratamiento muy beneficioso si se lleva a cabo correctamente. Para asegurarte de que el proceso es completamente seguro, te aconsejamos tener en cuenta las siguientes medidas de calidad:

-Los pies del usuario deben ser lavados con agua caliente antes de introducirlos en la pecera.

-Las toallas de secado deben ser desechables, nunca pasar de un cliente a otro.

-El agua de las peceras ha de ser filtrada más de diez veces cada hora, y estar libre de bacterias.

-Los peces ‘esteticistas’ deben ser Garra Rufa. Esta especie no tiene dientes y cada espécimen mide unos 12 centímetros de largo.

Si te apetece probar los beneficios del peeling natural, desde el Hospital Dr Gálvez te animamos a hacerlo siempre en centros homologados, donde las condiciones higiénicas garanticen lo mejor para tu salud.