La importancia de lavarse las manos y la mejor técnica para hacerlo

By: | Tags: | Comments: 0 | octubre 15th, 2014

Lavarse las manos es de las prácticas más fáciles y efectivas a la hora de prevenir y controlar la propagación de un gran número de infecciones y enfermedades. Con motivo de la celebración del Día Mundial del Lavado de manos desde el Hospital Dr. Gálvez hemos querido resumir hoy la importancia de esta actividad y detallar cuál es la técnica más completa para conseguir el mejor resultado.

Enfermedades y afecciones que nos podemos evitar:

Una buena higiene en las manos nos ayudará a prevenir la propagación de gérmenes y bacterias que provocan enfermedades comunes como los resfriados o el dolor de estómago. Pero además nos ayudará a prevenir otras enfermedades como las siguientes:

  • Enfermedades diarreicas: Provocadas normalmente por microbios que acceden a nuestro organismo a través de la boca. El lavado de manos con jabón, después de ir al baño y antes de tocar los alimentos, reduce a casi la mitad los casos de diarrea.
  • Enfermedades respiratorias: La Gripe A o la neumonía son infecciones respiratorias que podemos prevenir con un buen lavado de manos con jabón.
  • Parásitos intestinales e infecciones en la piel y ojos: El lavado de manos frecuente con jabón evita muchas infecciones en la piel, en los ojos y evita las enfermedades causadas por gusanos y parásitos intestinales.

¿Cuándo lavarnos las manos?

Aunque parezca evidente, queremos recordar algunas de las situaciones en las que es conveniente lavarse las manos con jabón.

  • Antes de preparar o manipular alimentos o bebidas
  • Antes de comer o beber
  • Después de usar el inodoro
  • Tras cambiar los pañales a un bebé
  • Tras tocar tierra o animales
  • Tras estornudar o toser y llevarnos las manos a la boca o a la cara
  • Al quitarnos o ponernos las lentillas o lentes de contacto
  • Tras tratar con heridas o con personas enfermas

¿Cómo lavarnos las manos?

La elección de un buen método para la limpieza de nuestras manos también es muy importante. En particular, debemos prestar especial atención al dorso de las manos y a las yemas de los dedos, ya que son las partes que se olvidan con mayor frecuencia. Los pasos que debemos seguir son los siguientes:

1. Mojarnos las manos con agua corriente limpia y enjabonarlas después de cerrar el grifo

2. Frotarnos las manos con el jabón hasta que haga espuma. Asegurarnos de enjabonar las manos por todas partes: el dorso, entre los dedos y por debajo de las uñas (con la ayuda de un cepillo). Y aguantar al menos 20 segundos en este paso

3. Enjuagarnos bien las manos con agua corriente limpia

4. Y secárnoslas con una toalla limpia o al aire libre

 

Esta es una práctica que debemos incorporar a nuestro día a día y transmitir a los más pequeños de nuestra casa. Los niños están entre los grupos de edad que más actividades manuales realizan y tienen tendencia a llevarse las manos a la boca.