La abdominoplastia o cómo conseguir un vientre plano

By: | Tags: | Comments: 0 | febrero 25th, 2015

En el Hospital Dr. Gálvez creemos que el abdomen es una de las partes del cuerpo donde más grasa se acumula. También es una zona donde la flacidez hace su aparición de forma temprana. La abdominoplastia es una técnica quirúrgica que elimina la grasa y la flacidez del abdomen. Otra de sus ventajas es que permite estirar los músculos de la pared abdominal. Así se consigue una silueta marcada, una cintura proporcionada y remodelar la figura del tronco.

Este tipo de cirugía está especialmente dedicada a personas que tienen exceso de grasa abdominal y no consiguen librarse de ella ni con dietas ni a través del ejercicio físico, como son mujeres que no han conseguido recuperado la figura tras un embarazo o aquellas personas que han perdido mucho peso y ahora tienen piel extra.

Antes de someterse a una abdominoplastia, se deben conocer los requisitos para que la operación dé el resultado esperado. Las mujeres que deseen someterse a esta operación a causa de los efectos de un parto, deben tener claro que no van a dar a luz de nuevo, pues de ser así la operación habría sido en vano y se volvería al estado anterior.

Según el tipo de abdominoplastia se utilizará una anestesia u otra, aunque lo normal es una anestesia general que mantenga al paciente dormido mientras el médico lleva a cabo la operación. Sin embargo, en muchas otras ocasiones se opta por utilizar una anestesia local y una sedación. Las cicatrices de la abdominoplastia, que se sitúan de forma estratégica en el pubis para que puedan ser tapadas por una braguita o tanga, se vuelven imperceptibles a lo largo del primer año. Con respecto a las estrías situadas en la parte inferior del ombligo, estas pueden eliminarse con la piel extra retirada en la abdominoplastia.

¿Es lo mismo abdominoplastia que liposucción?

La respuesta es no. La abdominoplastia es la cirugía para extirpar el exceso de piel y grasa abdominaly corregir la flacidez muscular. La liposucción es, a su vez, un remodelado de la silueta a través de la extracción de grasa o tejido adiposo de diversos sitios del cuerpo usando una cánula o jeringa conectada a una máquina succionadora (liposucción mecánica), o mediante ultrasonido (liposucción ultrasónica). Por lo que lo más importante, en la liposucción no se contempla el remodelado o la corrección de la piel.