Dr. Gaitán: Cómo cuidar el corazón

By: | Tags: | Comments: 0 | diciembre 16th, 2014

Esta pregunta es muy común entre los ciudadanos, cada día más interesados en cuidar su corazón, y para contestar a sus dudas hemos hablado con el Dr. Gaitán, uno de los profesionales de Hospital Dr. Gálvez especializados en cardiología. Además, entre toda la información que existe sobre la salud cardiovascular, hemos agrupado los temas de más relevancia para las personas con afecciones cardíacas.

¿Cómo diferenciar una arritmia de un nivel cardíaco alto?

Las palpitaciones son la percepción subjetiva de un ritmo cardíaco normal. Para saber que hay arritmia hay que explorar al paciente, hacer un electrocardiograma y verificar que el ritmo cardíaco no es el habitual, llamado sinusal. Es importante realizar el electrocardiograma en el menor tiempo posible.

Por ello los pacientes con enfermedades cardíacas y palpitaciones, así como aquellos que presenten palpitaciones y síntomas de alarma como pérdida del conocimiento, falta de aire, dolor en el pecho o mareo deben acudir a su médico. Lo mismo ocurre con las personas que sientan palpitaciones durante la práctica de ejercicio físico, ya que a veces se corre el riesgo de no darle la importancia suficiente.

¿Cuáles son los alimentos de nuestro entorno  más beneficiosos para la salud cardiovascular?

En general son recomendables alimentos de la dieta mediterránea muy comunes en Málaga, como el pescado azul (arenque, caballa, sardina, salmón, trucha, atún) que es el que presentan un mayor índice de grasa rica en ácidos grasos polinsaturados omega 3, ya que ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares. Además, nos aportan vitaminas A, B y D así como proteínas de alta calidad.

Las frutas por su parte aportan al organismo vitaminas A, B, C y minerales, especialmente si se toman frescas o en zumo recién hecho para evitar que la oxidación haga que pierdan sus propiedades nutritivas.

Los cereales (arroz, centeno,avena, trigo…) aportan la fibra que facilitan la digestión, mejor además si son integrales para no aumentar las calorías de la dieta en exceso. La fibra se complementa con la ingesta de legumbres (judías blancas y rojas, habas, guisantes, lentejas y garbanzos) que además aportan proteínas.

También es recomendable tomar verduras y  hortalizas  (berros, espinacas, acelgas, y pepinos), potasio (alcachofa, remolacha, champiñones), magnesio e hierro (espinacas, col, lechuga, champiñón, alcachofa, rábanos). Asimismo aportan ácido fólico, vitaminas A,B,C y oligoelementos esenciales, con pocas calorías con excepciones como las aceitunas y el aguacate, y fibra.

Son una fuente importante de minerales y oligoelementos: berros, espinacas, acelgas, y pepinos (calcio), alcachofa, remolacha, champiñones (potasio), espinacas, col, lechuga, champiñón, alcachofa, rábanos (magnesio, hierro) y aportan también cinc, manganeso, cromo, yodo, cobalto, selenio, cobre y sodio.

Es recomendable también el consumo de aceite de oliva, más saludable que las mantequillas y margarinas, pero de forma moderada por su alta cantidad de calorías. Por las sustancias antioxidantes que contiene, una o dos copas diarias de vino tinto son ayudan a combatir la arterioesclerosis.

¿Cuál es el mejor método o técnica para tomarse las pulsaciones? ¿Cuál es la frecuencia cardíaca óptima para cada grupo de edad?

La mejor forma de monitorizar las pulsaciones es a través de un electrocardiograma (ECG) o bien de forma continua, pero también se puede tomar el pulso en la muñeca (radial), cuello (carotídeo), en las extremidades inferiores o con auscultación. Además, hay aparatos que de forma cada vez más exacta y rápida miden las pulsaciones como la cinta receptora torácica así como relojes con pulsómetro óptico directo.

Para calcular la frecuencia cardíaca máxima  teórica normalmente se resta a 220 la edad, siendo por tanto menor a mayor edad. Hay otras fórmulas para su cálculo e incluso alguna que considera la frecuencia en reposo, la resta de la máxima y al dividir por la máxima obtiene el porcentaje de aumento posible.

¿A partir de qué edad es recomendable acudir al cardiólogo para someterse a revisiones?

A partir de los 35 años, aunque no se tengan síntomas, si no se practica deporte regularmente, se debe plantear una visita al cardiólogo. Si se practica deporte de forma regular y buen estado de salud se puede retrasar hasta los 40 con un ECG y una prueba de esfuerzo cada 5 años.

¿Cuáles son los factores de riesgo para sufrir un problema cardíaco?

Podemos dividir los factores y marcadores de riesgo cardiovascular entre los no modificables (edad, sexo masculino) y los modificables: colesterol alto, diabetes, hipertensión, tabaquismo, herencia genética, estrés, obesidad y la frecuencia cardiaca. Gracias a una correcta dieta mediterránea y una actividad física regular, así como evitando el tabaco y el stress en lo posible, podemos actuar sobre los modificables y mejorar nuestro riesgo cardiovascular.

¿Cuáles son los deportes más efectivos a la hora de cuidar nuestro corazón y nuestra salud cardiovascular?

Aunque siempre dependerá de la intensidad con la que se desarrolle, los mejores deportes para mejorar la salud cardiovascular son los isotónicos o dinámicos como la natación, ciclismo, senderismo y carrera. Estos nos ayudan a mantener el peso, mejoran el control de la diabetes, hipertensión y colesterol y nos hacen liberar estrés. En este sentido también puede ayudarnos el yoga y la meditación.