Dr. Cuesta : “Las ‘dietas milagro’ pueden causar problemas estomacales”

By: | Tags: | Comments: 0 | septiembre 9th, 2014

Tras nuestra primera entrevista con el Dr. Cuesta, volvemos a visitarlo para tener una opinión médica sobre las “dietas milagro”. Cambiar los hábitos alimenticios es a largo plazo más efectivo y menos dañino para nuestro organismo que las dietas milagrosas. Dr. Antonio Luis Cuesta, Licenciado en Medicina y Cirugía y con título de Médico Especialista en Endocrinología y Nutrición.

– ¿Qué consecuencias pueden tener las ‘dietas milagro’?

La primera consecuencia es que todo lo que hayas perdido en el tiempo que le hayas dedicado, volverás a ganarlo en un tiempo muy inferior.

Y la segunda consecuencia, y a modo de resumen, es que este tipo de dietas no sirven absolutamente para nada, porque mientras no se eduque al paciente en el cómo comer siempre estaremos en la misma situación. Realizaremos dietas para situarnos en el peso que queremos, una vez alcanzado nos relajaríamos, y volveríamos a coger el peso que teníamos al principio. Y así sucesivamente.

Otra consecuencia negativa de las ‘dietas milagro’ son los problemas estomacales que pueden ocasionar, ya que al cambiar constantemente de tipo de alimentación podemos dañar este sistema. Por eso la clave es educar al paciente en lo que debe comer y en cómo lo debe comer, así este paciente se integrará completamente en el tratamiento.

– ¿Cuáles creen que son las claves para desarrollar un buen hábito de vida saludable?

La primera es el ejercicio físico cinco veces a la semana, o bien únicamente 2 veces pero un ejercicio con mayor intensidad. Intentar llevar una vida menos sedentaria, de manera que no cojamos el coche para todo, que tratemos de subir los pisos por las escaleras, en lugar del ascensor, etc.

Por otra parte, hay que evitar todo tipo de alimentación industrial, moderar la ingesta de grasas, aumentar el consumo de frutas, verduras y legumbres que cada vez se consumen en menor medida. Y aquí en nuestra zona, hacer mejores fritos que los que se hacen, de manera que el producto no absorba tanto aceite al ser introducido en la freidora.

Por lo demás, y en general, debemos seguir nuestra dieta mediterránea, combinándola con ejercicio físico y comiendo cantidades más pequeñas, de manera que no acabemos completamente llenos al terminar cada comida.

– Se habla recientemente de que el estrés es la enfermedad del siglo XXI, ¿usted cree que esta enfermedad influye en los hábitos alimenticios?

Sí, y mucho, porque hay muchas personas que calman su estrés y su ansiedad con la comida, el famoso helado, los frutos secos o las comidas copiosas son los métodos anti-estrés que más se utilizan en la actualidad.

– De los pacientes que vienen a su consulta, ¿cuál crees que es la principal preocupación que traen, o en qué problema le piden más ayuda?

Eso depende mucho de la patología, por ejemplo a nivel nutricional, muchos pacientes te confiesan que no comen bien y te piden por favor que les enseñes a cómo deben hacerlo.

Después hay otros pacientes con diabetes tipo 2, que son obesos, que te piden cómo pueden hacer más ejercicio físico y comer mejor de lo que ya lo hacen.