Día Europeo de la Prevención del Riesgo Cardiovascular

By: | Tags: | Comments: 0 | marzo 12th, 2014

Con el fin de concienciar a la población, el 14 de marzo se celebra el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular. Los datos señalan que este tipo de enfermedades son la principal causa de mortalidad y discapacidad en España, donde afectan a más de 11 millones de personas, casi el 25% de la población. En lo que al mundo se refiere, 17,1 millones de personas mueren cada año debido a este tipo de patologías. Así lo señala la Organización Mundial de la Salud, que indica además que el 80% de esos fallecimientos podrían evitarse siguiendo un estilo de vida saludable y reduciendo factores de riesgo como la obesidad y el tabaquismo.

A la luz de estos datos, desde el Hospital Dr. Gálvez queremos ofrecer una serie de recomendaciones, avaladas por el doctor Daniel Gaitán Román, cardiólogo del centro. Debido a que se trata de uno de los principales motivos que originan este tipo de enfermedades, centraremos la información en el sobrepeso y la obesidad, que favorecen la diabetes, la hipertensión, el aumento del colesterol, la artrosis y las enfermedades del corazón y de las arterias.

En primer lugar, para luchar contra el sobrepeso se recomienda buscar el apoyo de familiares y amigos. A partir de ahí, es conveniente proponerse objetivos alcanzables, como por ejemplo perder dos kilogramos al mes, o cambiar hábitos inadecuados. En este sentido tiene mucha importancia el momento de comprar los alimentos. Por ello se debe realizar con una lista redactada con anterioridad, y optar en la medida de lo posible por productos light o sin grasas.

De mismo modo, se desaconseja tener en casa alimentos que engorden, tales como galletas, bollería, chocolate, golosinas o frutos secos. Además, conviene evitar la llamada comida rápida, así como la preparada y lista para freír.

Debido a esto, se debería planificar con tiempo lo que se va a comer a lo largo de la semana, todo ello cocinado siempre con poco aceite, al vapor, al horno, hervido, en el microondas o a la plancha. De este modo evitaríamos los fritos y rebozados, además de las salsas.

Por otro lado, es muy conveniente realizar cinco comidas al día (desayuno, almuerzo, cena y dos tentempiés repartidos según el horario), teniendo muy en cuenta que no se puede picar nada entre horas. En caso de no poder evitarlo, siempre hay que procurar que sean alimentos con pocas calorías (fruta, vegetales, yogur desnatado, etc.).

En cuanto a la forma de comer, se recomienda hacerlo sentado, despacio, y sin realizar otra cosa al mismo tiempo, como por ejemplo ver la televisión. A su vez, conviene masticar lentamente y usar platos pequeños en los que se sirvan los alimentos, sin dejar fuentes con comida sobre la mesa. Del mismo modo, habría que poner a disposición de los comensales sólo el pan necesario. En cuanto a la ingesta de agua, es muy necesario beberla en abundancia, es decir, más de dos libros cada día.

Por otro lado, entre los alimentos más recomendables, que se deberían consumir a diario, destacan el arroz, la pasta y el pan en cantidad moderada, además de las verduras, ensaladas y legumbres. De postre, lo mejor es recurrir siempre a la fruta fresca, de la que se deberían consumir dos o tres piezas al día, ingiriendo también la piel siempre que sea posible. También es una buena opción tomar leche, yogures y queso, todo ello desnatado o semidesnatado.

En cuanto a los alimentos que hay que evitar, se debe limitar al máximo la ingesta de grasas (embutidos, tocino, quesos curados y semicurados, mantequilla o margarina). Además, habría que moderar el consumo de carnes, recurriendo al pollo y al pavo sin piel, y a cualquier tipo de pescado.

Finalmente, para perder peso se debería cambiar el azúcar por la sacarina, y tomar refrescos light. Las infusiones se pueden consumir libremente y habría que evitar el alcohol. A modo de resumen, hay que huir siempre de las llamadas ‘dietas milagro’, que pueden ser peligrosas y que son ineficaces a largo plazo.