Consejos para prevenir las alergias respiratorias

By: | Tags: | Comments: 0 | marzo 30th, 2014

Un año más, la llegada de la primavera provoca que los síntomas de las alergias respiratorias comiencen a aparecer en la población. “Los síntomas más comunes son los estornudos, la mucosidad, la congestión nasal, el lagrimeo, la tos y los ahogos”, destaca el doctor Rafael Pamies, responsable de la Unidad de Alergología Pediátrica del Hospital Dr. Gálvez. Por ello es importante seguir ciertas recomendaciones que pueden ayudar bastante.

En primer lugar hay que tener en cuenta que casi todos los pólenes productores de alergias constituyen granos pequeños y con gran capacidad de diseminación a través de aire. Debido a este motivo, se pueden presentar síntomas alérgicos a pesar de no existir plantas alergénicas en los alrededores. Por otra parte, aunque la mayoría de plantas productoras de alergias polinizan en primavera, existen otras especies, también frecuentes, que lo hacen en diferentes estaciones. Debido a este motivo, es preciso conocer bien las plantas a las que se es alérgico para poder tomar las medidas en el momento del año adecuado. Entre las principales normas para reducir la exposición a los pólenes, las más destacadas por el doctor Rafael Pamies son las siguientes:

• En días ventosos, secos y soleados, se deben evitar las salidas al campo, a zonas ajardinadas y parques.
Ventilar la casa por la mañana, pues a partir del mediodía hay mayor cantidad de polen.
• Si se va a salir de casa, hay que procurar usar gafas de sol para proteger los ojos. En casos de alergia intensa, puede recurrirse al uso de mascarillas.
• Si se viaja en coche, se debe hacerlo con las ventanillas cerradas. Además, se recomienda el empleo de filtros antipolen en el vehículo.
• Hay que procurar no usar motos o bicicletas.
• Evite estar presente cuando se corte el césped.
• Es recomendable pelar o lavar las frutas y los vegetales frescos porque, a menudo, tienen granos de polen en su superficie.
• Si es posible, se recomienda consultar los niveles de polen atmosférico que se publican en la página web de la Sociedad Española de Alergología (www.polenes.com).
• En caso de irse de vacaciones, optar preferentemente por zonas costeras.
• Tener en cuenta que, durante la época de polinización, los pacientes son más sensibles a otros estímulos como catarros, esfuerzos físicos, etc.

Por otro lado, también es importante tener en cuenta las principales normas para reducir la exposición doméstica a los ácaros, pequeños artrópodos ampliamente distribuidos por la naturaleza. Aunque existen miles de especies, las más importantes desde el punto de vista alérgico son los Dermatophagoides, llamados así porque se alimentan de escamas dérmicas, sobre todo humanas.

Debido a ello, predominan en la ropa de cama, los sofás, las alfombras y en general, en el polvo doméstico. Las condiciones óptimas de crecimiento y reproducción de los ácaros son en torno a 22º C y 75% de humedad relativa. Es por ello que constituyen el alérgeno principal de la costa mediterránea.

Su eliminación total de los domicilios es casi imposible, pero se pueden disminuir en gran medida siguiendo una serie de consejos sencillos. Para el doctor Rafael Pamies las prácticas más importantes serían las siguientes:

• Para la limpieza del hogar, se recomienda usar trapos húmedos o, mejor aún, aspiradoras provistas de filtros HEPA o de agua.
• Además es importante ventilar la casa a diario, así como retirar moquetas, alfombras, cortinas gruesas y cualquier material que tienda a acumular polvo.
• Se desaconseja el uso de deshumidificadores y de muebles tapizados.
• No debe haber animales de pelo (como perros, gatos, conejos, etc.) en el domicilio.
• Las paredes de la vivienda deben ser lisas, no empapeladas ni enteladas.
• Los sillones y sofás deben cubrirse con fundas lavables o, en su defecto, limpiar con productos acaricidas (productos químicos antiácaros).
• Retirar libros y peluches de camas y estanterías.
• El dormitorio debe ser individual y usarse sólo para dormir. En caso de tener que compartirse y usar litera, el paciente debe dormir en la de arriba.
• El colchón y la almohada han de ser de gomaespuma o látex y se deben cubrir con fundas antiácaros plastificadas que los envuelvan por completo.
• Usar sábanas de algodón y edredones acrílicos. Las primeras deben lavarse semanalmente y los segundos, al menos, una vez al mes.