Consejos para aficionar al deporte a los más pequeños

By: | Tags: | Comments: 0 | agosto 8th, 2016

La actividad física es fundamental en edades tempranas. El deporte ayuda a los más pequeños a evitar problemas de sedentarismo; reducirá su riesgo de sufrir diabetes, colesterol u obesidad; mejora su sistema cardiovascular y respiratorio, y les ayuda a integrarse en grupos y conocer nuevas amistades. En definitiva, les desarrolla físicamente y como personas.

Sin embargo, en ocasiones cuesta sacar a los niños del hogar. Especialmente ahora, en tiempos de videojuegos, ordenadores y WhatsApp. Pero si sabes cómo hacerlo, podrás incentivar la práctica del deporte entre ellos. En este artículo te damos varios consejos para aficionar al deporte a tus hijos.

En grupo, mucho mejor

Los más pequeños se sentirán más atraídos por el deporte si pueden disfrutarlo en compañía de sus amigos. El deporte el grupo les motivará y les permitirá conocer a nuevas amistades. Asimismo, aprenderán a trabajar junto a otros compañeros, de los que también podrán aprender.

Junto a un monitor

Los monitores son una gran motivación a la hora de que tus hijos se interesen por el deporte. Los tendrán como un referente en el que fijarse y del que aprender. También les inculcarán nuevos valores y al final la relación de tus hijos con ellos se convertirá en una amistad de confianza.

En familia

Aunque es importante que los más pequeños se diviertan en grupo junto a sus amigos haciendo deporte, la familia también juega un rol fundamental a la hora de aficionar a los niños a la actividad física. Hacer deporte junto a ellos es una manera de hacerles ver que la actividad física es beneficiosa para todo el mundo. También es una manera de entretenerse, de pasar tiempo junto a ellos y de estrechar vínculos de confianza.

El papel activo de los padres

Los padres deben tener un papel activo a la hora de aficionar al deporte a los más pequeños. Deben ser quienes les motiven a entrenar cada día y los que deben darles facilidades para que puedan hacerlo: llevarlos al entrenamiento, aconsejarles cuando lo necesiten, interesarse por lo que hacen y por lo que aprenden.

Eso sí, olvídate de la presión. No pretendas que tus hijos sean los mejores ni intentes convertirlos en deportistas de élite. Con ello solo puedes conseguir todo lo contrario: que se agobien y se aburran hasta dejar de practicar deporte.

Incentiva su afición

Aparte de aconsejarles cuando lo necesiten, de llevarles a los entrenamientos, de apoyarles y de motivarles, debes seguir incentivando su afición. Por ejemplo, si tu hijo practica baloncesto puedes regalarle una pelota para su cumpleaños o poner una canasta en el jardín de tu casa. También puedes ir con él a ver partidos de los profesionales o mantenerle informado de la actualidad de su deporte.