Cinco playas de Málaga para disfrutar en familia

By: | Tags: | Comments: 0 | agosto 22nd, 2016

¿Conoces todos los beneficios de la playa y el agua salada para tu salud? A lo largo de la Costa del Sol puedes encontrar más de 130 playas, cada una con sus características y personalidad propia. Desde Hospital Dr. Gálvez hemos preparado una lista con cinco playas de Málaga para disfrutar en familia, ¡conócelas!.

Playa de La Rada

La Playa de la Rada tiene una longitud de 2.630 metros y es la más emblemática de Estepona. Ha sido distinguida en varias ocasiones con la Q de Calidad y la Bandera Azul por sus condiciones higiénicas, sanitarias y medioambientales.

Además, en su paseo marítimo existe una zona infantil para que los más pequeños se diviertan jugando. La arena es fina y hay pocas piedras. La orilla tiene escasa profundidad y está permanentemente vigilada por socorristas, por lo que es una playa ideal para acudir en familia.

Playa de Burriana

En la parte oriental de Nerja se sitúa la Playa de Burriana. Ofrece unas vistas espectaculares en las que se mezclan montañas y acantilados. Es la playa de baño más destacada de este municipio malagueño y está totalmente equipada para disfrutarla en familia.

En esta playa podrás practicar todo tipo de actividades acuáticas como windsurf, vela, o submarinismo. También hay una zona en la que jugar al vóley playa y un espacio reservado para los más pequeños. La Playa de Burriana tiene un oleaje moderado y cada año es distinguida con la bandera azul de la Unión Europea (UE).

Playa de la malagueta

La Malagueta es la playa más céntrica de Málaga. La playa tiene más de un kilómetro de longitud y es de las más concurridas durante el verano. Cuenta con un paseo marítimo muy cuidado, su orilla es de arena y el oleaje suele ser moderado durante todo el año.

Playa El Castillo-Ejido

La Playa de El Castillo – Ejido se sitúa justo al lado del Castillo Sohail en Fuengirola. Está dentro de lo que se conoce en esta localidad como «El arenal». Es una playa de arena fina y sin mucha afluencia de gente, aunque el acceso a pie o en coche es muy sencillo.

La playa tiene un trazado muy regular y uniforme, y es de escasa profundidad, lo que la hace perfecta para que los más pequeños se bañen sin riesgo alguno.

Playa de Sabinillas

Esta es una de las últimas playas de Málaga y la encontramos en Manilva. Esta playa tiene su inicio en la desembocadura del río Manilva y se extiende en casi dos kilómetros de costa. Es una playa muy accesible desde el paseo marítimo y que suele conseguir cada año el distintivo de bandera azul de la UE.

 

En Hospital Dr. Gálvez somos conocedores de todos los beneficios que tanto el agua salada como las propias playas aportan a nuestra salud. Para que los conozcas tu también, hemos recopilado opiniones de expertos en hidrología médica, salud deportiva, talasoterapia, etc.

La Dra. Araceli Muela García, especialista en hidrología médica, destaca los siguientes beneficios:

“La ionización negativa de la brisa marina aumenta los niveles de serotonina, con lo que comienza a disminuir los niveles de ansiedad”

“La brisa marina actúa como una especie de aerosol muy rico en yodo, perfecto para regular la glándula tiroides y por el grado de humedad, ayuda a la expulsión de moco”

Por su parte, la riqueza mineral del agua salada produce “la acción antialérgica sobre la piel y el aparato respiratorio; la acción descontracturante muscular; la relajación del sistema nervioso; la reactivación circulatoria de los tejidos; el efecto antioxidante para paliar el envejecimiento de la piel; la acción oxigenante a nivel celular; la fijación del calcio en procesos de osteoporosis; la mejora del ritmo cardíaco y la mejora de la función muscular”

También hemos consultado a Jesús J. Rojo, director del departamento de salud y rendimiento humano de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (INEF). Este profesional ha destacado los siguientes:

“Durante un paseo por la orilla, se mejora la propiocepción en las articulaciones del pie, rodilla y cadera, a la vez que regenera la piel de la planta del pie y, al mojarnos, refrigeramos el organismo”

“El golpeo de las olas contra nuestro cuerpo actúa a modo de masaje, provocando una relajación muscular”