5 razones por las que tener un gato es bueno para la salud

By: | Tags: | Comments: 0 | febrero 17th, 2015

Desde el Hospital Dr. Gálvez estamos convencidos de que tener cualquier animal en casa es beneficioso para la salud, ya que es una forma muy acertada de promover las relaciones sociales, fomentar el respeto por la naturaleza y evitar la soledad. Pero también hay razones biológicas y científicas que apoyan el hecho de tener un  gato como animal de compañía. Os hemos resumido estos beneficios en los cinco siguientes:

Su ronroneo

Las vibraciones que producen los gatos al ronronear oscilan entre 20 y 140 Hz y tienen un efecto terapéutico en numerosas enfermedades: ayudan a reducir el estrés, reducen la tensión arterial, reducen la posibilidad de tener un ataque al corazón, etc. Además, la vibración del ronroneo ayuda a sanar músculos, tendones y a fortalecer los huesos.

Una terapia contra la depresión

La relajación de acariciar a un gato en el regazo no sólo calma el estrés. Se sabe que su compañía mejora el estado de ánimo y sirve como distracción positiva para los que luchan contra trastornos depresivos. Aunque todas las mascotas nos pueden ayudar a superar una depresión, los gatos son especialmente tranquilos y pacíficos, y estos rasgos pueden contagiárselos a sus dueños.

Una terapia para el autismo

Una persona que sufra autismo puede notar cierta mejoría gracias a la presencia continua de un animal. La terapia con animales ha demostrado su efectividad en el tratamiento hacia este trastorno, ya que muchas personas autistas sienten una conexión con los animales más fuerte que el resto de personas. Al acariciar a un animal como el gato se produce un incremento de la oxitocina, una hormona que aumenta los sentimientos de confianza y amor.

Reducen la posibilidad de sufrir alergias y asma

Los adultos que tuvieron gato siendo niños tienen menos propensión a ser alérgicos a las mascotas en general. Un contacto diario con gatos y otros animales ayuda a los niños a prevenir multitud de enfermedades respiratorias a largo plazo.

Una ayuda al sistema inmune de toda la familia

Además, se sabe que los niños con mascotas tienden a estornudar y toser menos durante su primer año de vida, a la vez que suelen resfriarse menos y tienen menor probabilidad para sufrir otitis. Según diversos estudios científicos, los niños que crecen con mascotas tienen un sistema inmunológico más fuerte y eficaz ya que el animal deja en el hogar un gran número de microorganismos como las bacterias, por lo que el pequeño fortalece su sistema inmune y crece más fuerte y protegido.